Ir al contenido

Ley de contrato laboral en Argentina: tipos y características de cada uno

Ley de contrato laboral

El trabajo registrado en Argentina comprende todo lo establecido en la ley de contrato laboral. Bajo esta normativa se establecen las distintas modalidades contractuales y todas las condiciones que rigen el vínculo empleador-trabajador.

Dado que hay distintas modalidades de contrato laboral en Argentina y cada una de ellas tiene características específicas, es importante conocer qué establece la ley. Saber cuáles son estas condiciones te ayudará a celebrar contratos acordes a la legislación actual y evitar conflictos laborales.

Por eso, hoy vamos a contarte qué tipos de contrato laboral hay en el país y cómo gestionarlos en tu empresa de la mejor manera. 

¿Qué es un contrato laboral?

Para definir qué es un contrato laboral, podemos decir que se trata de un acuerdo legal que acredita el vínculo de trabajo entre un empleador y un trabajador

Esta relación se basa en un intercambio: el empleado se compromete a realizar determinadas tareas y seguir las instrucciones del patrón. A cambio, este último se compromete a pagarle una remuneración por ese servicio.

Sin duda, el contrato laboral es un instrumento clave en las relaciones de trabajo, porque especifica las condiciones por las que se va a regir ese vínculo. Aunque también es importante aclarar que esto no restringe la existencia del contrato a un documento. 

¿Qué quiere decir esto? De acuerdo con la ley de contrato laboral, en Argentina “habrá contrato de trabajo, cualquiera sea su forma o denominación, siempre que una persona física se obligue a realizar actos, ejecutar obras o prestar servicios en favor de la otra y bajo la dependencia de esta, durante un período determinado o indeterminado de tiempo, mediante el pago de una remuneración.”

Asimismo, la normativa establece que la prestación de servicios hace presumir la existencia de un contrato laboral en Argentina

Es decir que para la ley laboral del país siempre que una persona realice labores de forma subordinada en favor de otra y exista el pago de una remuneración, se presume la existencia de una relación laboral. Por ende, se da por celebrado un contrato de trabajo. 

Esto implica que el empleador tendrá que cumplir las obligaciones y los derechos hacia el trabajador. Aunque no exista un documento formal que establezca las condiciones del vínculo. 

YouTube LATAM2

¿Qué dice la Ley de Contrato Laboral en Argentina?

La Ley de Contrato de Trabajo N° 20.744 es la norma que rige las relaciones laborales en Argentina. Esta ley establece qué es un contrato de trabajo y qué modalidades se pueden aplicar en el país.

La norma también indica cuáles son las características que debe reunir un contrato laboral:

  • Capacidad. Todas las personas desde los 18 años pueden celebrar contratos de trabajo en Argentina. Las personas desde los 16 años y menores de 18 pueden hacerlo, pero con autorización de sus padres, responsables o tutores.
  • Consentimiento. Para que se presuma la existencia de un contrato laboral en Argentina este debe celebrarse de común acuerdo. Ambas partes deben aceptar los términos que figuran en el mismo.
  • Forma. Empleador y trabajador pueden elegir libremente la forma en la que van a celebrar el contrato de trabajo. Salvo que otras leyes o convenciones colectivas establezcan otra condición en casos particulares. Es decir que puede celebrarse de forma verbal o por escrito. Aún así, lo usual al incorporar un trabajador en el país es celebrar un contrato de forma escrita. 

👉Conocé cuáles son las leyes laborales en Argentina y cómo cumplirlas

¿Qué datos incluir en el contrato de trabajo? 

La ley de contrato laboral no establece ningún lineamiento preciso sobre la información que debe incluir este acuerdo. 

Sin embargo, como dijimos antes, en la mayoría de los casos, el empleo registrado en Argentina se rige por un documento legal escrito, firmado por empleador y trabajador. 

Este contrato, por lo general, incluye los siguientes datos:

  • Datos del empleador y el trabajador
  • Fecha de inicio del contrato. Indica cuándo comienza la relación de trabajo y especifica su duración, en caso de que sea temporal o a plazo fijo. 
  • Domicilio. Especifica en qué lugar presta servicios el trabajador. 
  • Modalidad del contrato de trabajo. Este punto hace referencia a los distintos tipos de contrato laboral que existen en Argentina. Se detalla a qué modalidad corresponde el acuerdo. 
  • Cargo a desempeñar. Especifica la categoría laboral del trabajador e incluye el listado de tareas a cumplir. 
  • Jornada de trabajo. Esta es otra de las condiciones clave dentro del contrato laboral, porque permite especificar la cantidad de horas de trabajo, el turno asignado al empleado e incluso el tiempo de descanso que tendrá dentro de su jornada.
  • Remuneración. El monto, la forma y el tipo de remuneración deben incluirse en este punto. Es decir, detallar el salario y dejar en claro qué conceptos incluye. Por ejemplo, en algunos convenios colectivos se establece el pago por presentismo laboral ley de contrato de trabajo. Este último no aplica en todos los casos y no es obligatorio según la legislación laboral, pero es necesario especificar si se incluye o no dentro de la remuneración. 
  • Firma. El contrato escrito lo firma el trabajador y el empleador y ambas partes se quedan con un ejemplar. 

banner desempeño

¿Qué tipos de contrato laboral hay en Argentina?

Más allá de si es verbal o escrito, según la ley de contrato laboral, en Argentina hay distintas modalidades para celebrar este acuerdo. Aunque la mayoría de ellas se organizan en función del tiempo de trabajo o la duración del vínculo laboral, algunas dependen de otros factores. 

Por eso, vamos a conocer en detalle qué tipos de contrato laboral hay en Argentina:

Contrato por tiempo indeterminado 

Todo contrato laboral en Argentina se celebra por tiempo indeterminado, a menos que ocurran los siguientes casos:

  • Que se haya fijado de forma expresa y por escrito el tiempo de su duración. En este punto es clave elaborar un documento escrito para sustentar la relación laboral. 
  • O que las modalidades de las tareas o de la actividad así lo justifiquen.

En estos supuestos, el empleador tiene que probar que la relación laboral es por tiempo determinado. De lo contrario, se configura como contrato por tiempo indeterminado. 

Es importante aclarar que los contratos por plazo determinado tienen un límite. Si estos se celebran en forma sucesiva con un mismo trabajador y las tareas o la actividad no justifican esta clase de contrato, se convierte automáticamente en uno por tiempo indeterminado.

Por otro lado, la normativa aclara que este tipo de contrato puede durar hasta que el trabajador llegue al límite de edad y años de servicios. Es decir, hasta jubilarse. Asimismo, otra forma de ponerle fin a este tipo de contrato es cuando se producen algunas de las causales de extinción previstas en la ley.

Algo importante sobre el contrato por tiempo indeterminado es el periodo de prueba. El trabajador se considera a prueba durante los primeros 3 meses de vigencia de la relación laboral. Con excepción del contrato de trabajo por temporada. 

Durante este lapso colaborador y empleador pueden terminar la relación laboral sin necesidad de justificar la extinción del vínculo. En este periodo el talento no tiene derecho a indemnización. Sin embargo, es obligación del empleador preavisar la rescisión. 

Además, la ley establece que las empresas no pueden contratar a un mismo trabajador más de una vez utilizando el período de prueba.

Contrato de trabajo a tiempo parcial 

La ley de contrato laboral incluye modalidades especiales. Precisamente, una de ellas es el contrato de trabajo a tiempo parcial. 

Este tipo de vínculo laboral se celebra cuando el trabajador presta servicios durante un número determinado de horas al día o a la semana. Estas deben ser inferiores a las dos terceras partes de la jornada habitual de la empresa

Ley de contrato laboral

Así, por ejemplo:

  • Si la jornada normal en la compañía es de 8 horas diarias, el colaborador tendría que trabajar 5 horas y media para que se cumpla la condición de trabajo a tiempo parcial. 
  • En caso de que se rija por la jornada semanal, lo usual en el contrato a tiempo parcial es que en lugar de trabajar 48 horas, los empleados presten servicio 32 horas semanales. 

En cuanto a la remuneración que debe recibir un empleado a tiempo parcial, esta no puede ser inferior a la proporcional que le corresponda a un trabajador a tiempo completo, de la misma categoría o puesto de trabajo.

Sobre este punto es importante aclarar que en caso de que el colaborador trabaje más de las dos terceras partes de la jornada habitual de la empresa, le corresponde la remuneración de un trabajador a jornada laboral completa. 

Si, por ejemplo, en lugar de trabajar 5 horas y media por día, ese empleado trabaja 6 horas o más, aunque no complete las 8 horas, debe recibir el salario por jornada completa. 

Por último, en el contrato a tiempo parcial está prohibido que el personal realice horas suplementarias o extraordinarias

👉 Aprendé cómo mejorar el control horario de tus empleados

Contrato de trabajo a plazo fijo

El contrato de trabajo a plazo fijo es por tiempo determinado. Es decir, que en este tipo de vínculo laboral se pacta una duración específica

Para poder celebrar esta clase de contrato es necesario que haya una causa objetiva que lo justifique. En otras palabras, está determinado por el tipo de tareas o actividad que vaya a desarrollar el trabajador. 

A su vez, este tipo de contrato laboral dura hasta el vencimiento del plazo que se haya convenido. Pero, eso sí, la ley establece que en ningún caso puede celebrarse por más de 5 años.

Además, recordemos que para poder celebrar un contrato de trabajo a plazo fijo es necesario formalizarlo por escrito. Caso contrario, se presumirá que es un contrato por tiempo indeterminado.

Hay otras 2 características importantes a tener en cuenta sobre este tipo de contrato:

  • Preaviso. En todos los contratos a plazo fijo que sean superiores a un mes, como empleador tenés que enviar al trabajador la notificación de preaviso 30 días antes como mínimo. Este punto es clave, dado que de no enviar este preaviso el contrato pasa a ser de tiempo indeterminado.   
  • Extinción del vínculo antes de tiempo. En caso de que la empresa decida terminar el contrato antes del plazo convenido sin justificación alguna, el colaborador tendrá derecho a reclamar una indemnización por daños y perjuicios. Esto sumado a las indemnizaciones que correspondan por antigüedad. 

Contrato laboral de temporada

En el contrato de trabajo de temporada el vínculo laboral ocurre solo en determinadas épocas del año. Esto obedece al tipo de actividad que desarrolla la empresa y su estacionalidad. 

En algunas industrias, como el turismo, por ejemplo, se contratan refuerzos de temporada en verano y ciertos meses de invierno. Esos trabajadores son incorporados en las organizaciones a través de contratos de temporada. 

Por lo general, esta clase de acuerdo suele repetirse en cada ciclo de acuerdo a la naturaleza de la actividad de la compañía. 

Esta modalidad de contrato laboral en Argentina tiene algunas particularidades que como empleador tenés que conocer:

  • Al incorporar a un trabajador bajo contrato de temporada tenés que notificarle de forma personal o por medios públicos la voluntad de reiterar la relación en los términos del ciclo anterior. Esto con una antelación no menor a 30 días previo al inicio de cada temporada. 
  • A partir de esa notificación el personal tiene un plazo de 5 días para manifestar su decisión de continuar o no con la relación laboral. Ya sea por escrito o presentándose en la empresa. 
  • En caso de que no notifiques al colaborador para la ley se considera como una rescisión unilateral del contrato. Por lo tanto, la empresa va a tener que asumir el pago de la indemnización que corresponda. 

👉 Descubrí cómo es el proceso de liquidación laboral en Argentina.

Contrato de trabajo eventual

Entre los distintos tipos de contrato laboral en Argentina también encontramos el contrato de trabajo eventual. Este se aplica al contratar a un empleado para cubrir un puesto en circunstancias extraordinarias en la empresa. También cuando no se puede estimar la duración que tendrá el vínculo laboral.

Para que pueda celebrarse un contrato eventual, este debe centrarse en servicios extraordinarios determinados de antemano o necesidades transitorias en la empresa. Por ejemplo, es muy común utilizar esta figura cuando se produce un pico de producción en la compañía y se requiere mano de obra extra para asumir esa carga de trabajo.

Ley de contrato laboral

Más allá de esto, el contrato eventual se caracteriza por iniciar y terminar con la ejecución de la obra o la prestación del servicio para el que fue contratado el trabajador. Es decir que una vez que esto concluye, el contrato llega a su fin.

Bajo esta modalidad de contratación no hace falta que la empresa envíe un preaviso para dar por concluida la relación laboral. Ya que no hay forma de estimar cuándo terminará. 

Sin embargo, hay un límite para la duración de los contratos eventuales. La ley de contrato laboral establece que no podrá exceder de 6 meses por año o hasta 1 año en un periodo de 3 años

Si se superan estos plazos o incluso si el trabajador realiza tareas habituales de la empresa, el contrato pasa a ser por tiempo indeterminado. 

Asimismo, si se rescinde el contrato antes de que el colaborador concluya con los servicios u obra le corresponde una indemnización por antigüedad. 

Contrato de trabajo de grupo o por equipo

Otra de las modalidades especiales en la ley de contrato laboral es el vínculo que se celebra con un grupo de trabajo. 

El contrato de trabajo de grupo o por equipo es aquel en el que se establece una relación laboral con un conjunto de trabajadores. Es decir, el empleador celebra un único contrato con un grupo de trabajadores. 

Aun así, la relación laboral de los colaboradores con la empresa es la misma. La diferencia es que solo existe un único contrato, donde se detallan las condiciones, derechos y obligaciones de cada parte.

Bajo esta modalidad, el grupo de trabajo tiene un representante que es el jefe de equipo. Este responde por las obligaciones asumidas en el contrato. A la vez que representa al grupo para el reclamo de sus derechos.

Algunas de sus características principales son: 

  • El personal se contrata como una totalidad, hay un único contrato laboral.
  • La empresa no tiene autoridad sobre los colaboradores de forma individualizada. Para exigir el cumplimiento de las obligaciones se debe recurrir al jefe de grupo.
  • Este contrato puede adoptar cualquiera de las modalidades que vimos antes. Es decir, puede ser por tiempo indeterminado, a plazo fijo, por temporada o eventual. 

Contrato de Teletrabajo

Finalmente, debemos hablar del contrato de teletrabajo según la legislación laboral argentina. Este se incorporó a la Ley de Contrato de Trabajo mediante la Ley Nº 27.555 de Teletrabajo, sancionada en 2020.

Esta modalidad se da cuando la contratación se produce para la realización de actos, ejecución de obras o prestación de servicios total o parcialmente en el domicilio del trabajador o en lugares distintos al establecimiento del empleador

También, para que se configure esta clase de vínculo laboral, las tareas del colaborador deben realizarse mediante el uso de tecnologías de la información y comunicación.

Las personas contratadas en teletrabajo gozan de los mismos derechos y obligaciones que quienes trabajan de forma presencial.  Por lo tanto, su remuneración no puede ser inferior a la que percibirían bajo esa modalidad.

Ley de contrato laboral

Gestioná tus contratos laborales con Factorial 

Como podés ver, las normativas laborales pueden ser complejas. La ley de contrato laboral es muy diversa en cuanto a modalidades y características de cada relación de trabajo. Por ello, es importante contar con herramientas que te permitan agilizar la gestión de los contratos que celebras en tu empresa. 

En ese caso Factorial cuenta con numerosas funcionalidades que pueden ser de gran ayuda. Dos de las principales para la administración de contratos son:

  • Gestor documental. Mantené toda la documentación de tu empresa y de tus empleados, incluyendo los contratos, accesible y organizada en un mismo lugar. 
  • Firma electrónica. Decile adiós al papel. Con Factorial podés solicitar la firma de contratos y otros documentos de manera electrónica y segura.

✅​ Registrate gratis ahora en Factorial y mejorá la gestión de contratos en tu empresa.

Publicaciones relacionadas

¿Tienes alguna consulta o algo que agregar? Compártelo con la Comunidad de RRHH!

Anímate, es tu momento para compartir con una comunidad creada por y para profesionales de RRHH.